“Si la ex humanista Taslima Nasrin no se dedicara a buscar atención, a incitar al odio y a la autopromoción, se habría unido a los grupos de extrema derecha”.

¿Qué te parece?

Hubo un tiempo en que su valor en la defensa de los derechos humanos fue inspirador, y después de que tuviera que huir de Bangladesh, el gobierno sueco le concedió la ciudadanía, mientras que el gobierno indio demostró su nobleza ofreciéndole un hogar y refugio. Ha sido una importante defensora de la libertad religiosa, de la abolición de todas las leyes basadas en la religión y de los derechos de la mujer.

Ahora ha dejado consternados a nuestros amigos al decir esto y luego justificar esta estupidez con petulancia y más tonterías. Cuando, en lugar de disculparnos, decimos que era una broma, nos convertimos en el payaso.

Los humanistas defienden los derechos humanos universales, están comprometidos con la promoción de los valores democráticos y el temperamento científico, reclaman una sociedad abierta y ofrecen una sólida crítica y valoración de las afirmaciones de las creencias, todo ello desde una perspectiva centrada en el ser humano.

Los humanistas promueven los valores humanos universales, entre los que ciertamente se encuentra el respeto a la dignidad de todos. Celebramos la diversidad y el pluralismo en la sociedad y, a menos que una creencia o práctica suponga una amenaza para los derechos humanos, nos comprometemos a defenderla.

En el delicado ejercicio de compartir nuestros puntos de vista en un mundo multicultural, la mayoría de nosotros, humanistas, racionalistas y ateos, no atacamos al creyente, sino que pretendemos ofrecer a todos una visión alternativa de la vida personal y social que rechace el autoritarismo y los prejuicios.

En la lucha por las libertades de todos, los humanistas están naturalmente del lado de las víctimas y, desde luego, no aprobarían el vilipendio generalizado de los demás por el mero hecho de pertenecer a una determinada comunidad o por llevar un determinado código de vestimenta.

Si surge un problema, los humanistas se centrarán en la teología, los teócratas o la tradición que hay detrás de una costumbre y una práctica, en lugar de atacar a quienes se ven obligados a conformarse con ella debido a la presión social o a los dictados religiosos. O por libre elección.

El jugador de críquet inglés Moeen Ali nunca ha participado ni suscrito ninguna ideología extremista ni acción violenta, religiosa o política.

Por lo tanto, es absolutamente erróneo e irresponsable que Taslima, ella misma víctima de la intolerancia y los prejuicios generalizados, amiga y colega en la lucha por un mundo mejor desde hace más de 25 años, haya apuntado a un deportista consumado y a una figura pública y lo haya asociado a una organización terrorista como el ISIS, sin ninguna base.

El gobierno indio la ha apoyado a lo largo de las últimas décadas y no necesitaba que hiciera tales payasadas para prolongar su visado. Puede que haya intentado estar en sintonía con el populismo que impera en la sociedad en la que vive, lo cual es una pena.

Babu Gogineni

Categorías: Diverso