Necesidad de una verdadera separación de la Iglesia Católica de los Estados en Hispanoamérica.

Antonio Vergara Lira
Director de la AILP y Portavoz para Latinoamérica.
Representante de organizaciones de Chile y Ecuador.
Londres, agosto del 2014

Sr. Presidente de la Asociación Internacional del Libre Pensamiento,
Estimados amigos y amigas Directores y Portavoces de la AILP,
Señoras, señores y estimados jóvenes presentes en este 4º Congreso:

Astrónomos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsoniano anunciaron en marzo pasado que se han detectado por primera vez las ondas gravitacionales que recorrieron el Universo primitivo, durante un período explosivo de su crecimiento. Se trata de la confirmación más importante lograda, hasta ahora, acerca de las teorías de la expansión cósmica, que dicen que el cosmos se expandió por 100 billones de billones de veces, en un brevísimo tiempo en el Big Bang. Los hallazgos fueron realizados con la ayuda del BICEP2, un telescopio situado en el Polo Sur que escanea el cielo en frecuencias de microondas, donde recoge la energía fósil de este fundamental suceso.

Predicho por Albert Einstein hace casi un siglo, el descubrimiento de las ondas gravitacionales sería la pieza final de uno de los mayores descubrimientos del intelecto humano. Ayudará a los científicos a entender el principio del universo y cómo ha evolucionado en una plenitud de galaxias, estrellas y nebulosas.

El Universo conocido surgió tras el llamado Big Bang, que tuvo lugar hace trece mil ochocientos millones de años. Momentos más tarde, como se ha señalado, el propio espacio comenzó a expandirse de manera exponencial.

Debo agregar que los científicos estiman, como consecuencia de lo anterior, que actualmente existen más de cien mil millones de galaxias en el universo observable. La mayoría de las galaxias tienen un diámetro entre cien y cien mil pársecs, unidad astronómica que significa: un pársec = 3,262 años luz.

Luego de estas maravillas científicas, que no logro imaginar, me pregunto: ¿puede alguien certificar o determinar la “creación” del universo como acción de un ser a semejanza nuestra, que además pueda regir nuestras vidas cotidianas?

Puedo entender la “insolencia de la ignorancia”… disimulada como “FE” y… debo respetarla, pero exijo que estos creyentes no intervengan en mi vida, tampoco en la de millones de hombres y mujeres del mundo, más grave además, si lo hacen con abusos, mentiras, fuerza, aprovechamiento económico y dictaduras de todo tipo, como hasta la fecha conocemos.

El pensamiento librepensador latinoamericano, en todo caso, está progresando gracias al acceso a la educación de más niños y jóvenes. No olvidemos que los latinoamericanos entramos a la historia formal de la humanidad el 12 de octubre de 1492, con la llegada de Cristóbal Colón y sus arriesgados expedicionarios, lamentablemente entre ellos los propagadores comerciales y fanáticos de la “Santa Iglesia Católica” que con el amparo de una CRUZ justificaron la muerte de sesenta millones de habitantes de pueblos originarios, por el sólo hecho de pensar que el SOL era su fuente de vida.

Quiero destacar un breve párrafo de uno de los trabajos enviados a este 4º Congreso por nuestro amigo Alfredo Jiménez, desde Panamá, cuando dice:

“La educación que recibe el individuo en los primeros años de su vida, desde su nacimiento hasta la época en que se da el tránsito de la pubertad a la adolescencia, es crítica, fundamental y quizá la más importante de todo su ciclo vital, porque en ella aquél fija, con carácter permanente, sus principales referentes, incluso los de tipo ético y estético”.

Por lo anterior, estimo, que nuestra lucha librepensadora, en la llamada “Hispanoamérica”, es lograr una educación y formación laicista de niños y jóvenes del futuro. Será un mal recuerdo histórico el que por más de quinientos años nuestra cultura fue acuñada bajo la sombra nefasta de esa “cruz”: símbolo de la mentira, el error y el dogma que tapa la luz en la búsqueda permanente e infinita de la verdad.

Estimo muy importante la temática de este 4º Congreso en relación a la “separación de las iglesias de los Estados”, pero para los pueblos donde vivimos algunos de los aquí presentes, donde esa separación existe constitucional pero no realmente, es fundamental contribuir a una educación que nos libere de estas dominaciones fácticas… que son las religiones.

Estimadas amigas y amigos, el texto completo de mi ponencia será publicado en la página WEB de la AILP, también mi informe administrativo como Portavoz para Latinoamérica de los Congresos de Oslo, Mar del Plata, Concepción y el presente.

Finalizo este saludo, resumiendo lo anterior, con palabras dichas recientemente por el Sr. José Mujica, Presidente de la República Oriental del Uruguay: “Tratemos que la especie humana comience a razonar”.

Este artículo también está disponible en formato PDF.

Categorías: Eventos